Bienestar Psicológico, familia, Ofensores sexuales, Psicología y conflicto, Psicoterapia, Relaciones, Sexualidad, Tanatologia, Violencia en las relaciones íntimas

¿Estoy en una relación violenta?

La violencia en las relaciones íntimas es un fenómeno complejo, para el que se conjunta la presencia de múltiples factores, entre las muchas causas que la producen, las mas frecuentes son los factores sociales y culturales que predisponen a algunas personas a ser violentas y a otras a mantenerse, justificar o tolerar la violencia que se ejerce hacia ellas.

La mayor parte de la violencia cotidiana se trasmite a través de patrones de socialización como la educación sexista, la división social, el desigual reparto de responsabilidades en la relación o en el cuidado, así como el uso discriminatorio de los tiempos y los espacios.

Esta visión de las cosas se reproduce y perpetua a través del imaginario colectivo de la cultura, del propio lenguaje y de la educación que recibimos en la familia, en la escuela y en los sitios donde convivimos, llegando a formar parte de nuestra identidad, nuestros valores y las formas que tenemos de sentir, de actuar y de pensar.

La violencia dentro de las relaciones íntimas, aparece muchas veces como normal en una sociedad que acepta el uso de la violencia para resolver sus conflictos.

Exponernos a la violencia desde muy temprana edad, con mucha regularidad puede conducirnos también a la justificación o al incremento del riesgo de ejercerla.

La violencia en las relaciones muestra a los niños que son parte del amor: el dominio, la sumisión, la inseguridad y la codependencia.


La violencia es aprendida:

La persona que ejerce violencia no actúa por casualidad, ni es un enfermo necesariamente, la mayoría de las veces es una persona sana, que aprendió a pensar que es legítimo imponer por la fuerza su criterio, y que la violencia es una forma normal de hacerlo.


Las formas de la violencia en una relación afectiva:

  • Violencia física: Cualquier acto de fuerza contra el cuerpo, con resultado o riesgo de producir lesión física o daño, ejercida por quien sea o haya sido compañero (a) sentimental.
  • Violencia psicológica: Toda conducta verbal o no verbal, que produzca desvalorización o sufrimiento, a través de amenazas, humillaciones o vejaciones, exigencia de obediencia o sumisión, coerción, insultos, aislamiento, culpabilización o limitaciones de su ámbito de libertad, ejercida por quien sea o haya sido compañero (a) sentimental.
  • Violencia económica: la privación intencionada, y no justificada legalmente, de recursos para el bienestar físico o psicológico de una persona, sus hijas e hijos o la discriminación en la disposición de los recursos compartidos en el ámbito de la convivencia en la relación.
  • Violencia sexual y/o abusos sexuales: Cualquier acto de naturaleza sexual forzada por el agresor o no consensuada, abarcando la imposición, mediante la fuerza o con intimidación. Relaciones sexuales no consentidas, y el abuso sexual, con independencia de que se tenga relación sentimental o de parentesco con el agresor.

Los agentes socializadores:

Son todas las instancias formalmente institucionalizadas o no donde aprendemos desde muy temprana edad a normalizar la violencia, consideramos agentes socializadores en primera instancia a la familia, las amistades o grupos de iguales, luego a los centros educativos, los medios de comunicación e instituciones como la religiosa, y la cultura entre otros.

¿Cómo comienza la historia de violencia?

En muchos casos las manifestaciones de violencia son progresivas, es decir aparecen de forma temprana y de modo sutil. Poner atención a estas pequeñas señales permite detectarlas y actuar a tiempo.

Algunas de estas formas sutiles de la violencia son:

Faltas de respeto
Te interrumpe, no escucha, no responde, no respeta tus opiniones, manipula la interpretación de tus palabras, te ridiculiza o se burla de ti, de tu familia o de tus amistades.
Maltrato verbal
Te hace comentarios degradantes, insultos, observaciones humillantes sobre la falta de atracción física, la inferioridad o la incompetencia. Gritos, insultos, acusaciones o burlas.
Abuso de confianza
Invade tu intimidad, revisa la comunicación que tienes con otras personas, lee tus diarios íntimos, escucha tus conversaciones telefónicas.
Incumplimiento de acuerdos
No respeta acuerdos, no asume responsabilidades a las que se comprometió, no colabora en las actividades del hogar.
Abuso de poder
Decide por ti, te prohíbe salir o verte con amistades, impone criterios sobre la forma de vestir o en tus decisiones sobre estudios o trabajo.
Aislamiento
Trata de evitar que veas a tus amistades y/o familiares, censura tu correspondencia, las llamadas telefónicas, limita tus salidas.
Maltrato emocional
No expresa sentimientos, no ofrece apoyo, no respeta tus sentimientos. Te otorga premios o castigos con sus expresiones de afecto o su indiferencia. Abusa del alcohol o las drogas como una forma de chantaje. Utiliza las amenazas de suicidio ante la posibilidad de que la relación pueda romperse.
Control
Necesita supervisarte a través de llamadas telefónicas, te pide ubicación, o fotografías de los sitios a donde estas, te exige contraseñas de correos o redes. Pide que le comuniques en todo momento donde has estado, por cuanto tiempo y con quien, te interroga a cerca de las llamadas que recibiste y los temas de los que hablas y se enfada si no contestas el teléfono, desea llamarte por teléfono en cualquier momento.
Control económico
Controla o restringe tu acceso al dinero. Cuestiona la pertinencia de hacer compras o controla tus gastos.
Acoso
Realiza numerosas llamadas telefónicas aunque le pidas que no lo haga. Te sigue. Te busca de forma insistente para volver a salir. Te impone el contacto físico.
Intimidación
Amenazas. Acercamiento físico intimidatorio. Uso de la fuerza física, gritos. Conduce temerariamente con intención de amedrentar a la pareja.
Destrucción
Ha dañado o destrozado las posesiones de ambos, ha dañado a tus mascotas, rompe objetos con valor sentimental para ti.
Violencia fisica
Te ha empujado, jalado el cabello, abofeteado, golpeado, mordido, pateado, o te ha torcido los brazos, arrojado objetos, ha intentado estrangularte, alguna vez te ha provocado abortos, heridas con armas, o quemaduras. Tienes miedo de que algún día te asesine.
Violencia sexual
Te impone contacto sexual (besos, caricias, sexo oral) o relaciones coitales que no deseas, se impone usando la fuerza, si le rechazas, te intimida, agrede verbalmente, te coacciona o chantajea sino accedes a tener relaciones sexuales.
Ciber-acoso
Usa las tecnologías de la información y comunicación para controlar tu vida privada y tus relaciones, te amenaza con revelar tus secretos o exponer tu intimidad en las redes, ha publicado tus imágenes privadas por venganza, ha difundido injurias, rumores, amenazas, extorsión o coacción por estos medios.
Formas de violencia en las relaciones íntimas.


Microviolencias en las relaciones de pareja:

El concepto microviolencias o micromachismos engloba todas las conductas sutiles y cotidianas que no se perciben como sexismo o como violencia pero que constituyen verdaderas estrategias de control o microviolencias que atentan contra la autonomía personal de la persona con la que existe un vinculo sentimental.

Son comportamientos y actitudes perfectamente legitimados por el entorno social que enmascaran modelos de relación sexistas y la aceptación de privilegios que implican la normalización y aceptación de relaciones desiguales y discriminatorias entre hombres y mujeres.

¿Cómo identifico los micromachismos?


Micromachismos utilitarios

No hacerse cargo del trabajo doméstico, aprovechamiento y uso de las “capacidades femeninas de servicio”, naturalización del rol de cuidadora, requerimientos abusivos, negación de la reciprocidad, naturalización del “servicio al marido”.


Micromachismos encubiertos

Creación de relaciones con falta de intimidad, silencio, aislamiento y malhumor manipulativo, imposición de limites, demanda constante de reconocimiento y disponibilidad, inclusión masiva de terceros en la relación, pseudointimidad y pseudocomunicación, comunicación ofensiva-defensiva, engaños y mentiras, pseudonegociación, desautorización, descalificación, desvalorización, negación de lo positivo, microterrorismo misógino, paternalismo en la relación de pareja, inocentización culpabilizadora, autoindulgencia, autojustificación. “hacerse el tonto y el bueno”, olvidos selectivos, comparación ventajosa, minusvalorización de los propios errores.


Micromachismos coercitivos

Control del dinero, abuso del espacio y el tiempo, insistencia abusiva, imposición de intimidad, apelación a la “superioridad lógica de los hombres”, tomar el mando o abandonarlo delegando responsabilidad de forma repentina y sin reconocimiento.

Micromachismos en crisis

Pseudoapoyo, resistencia pasiva y distanciamiento, negarse a la negociación y no atender a la comunicación horizontal, prometer, victimismo.
Luis Bonino (2004)

El control y los celos no son formas de amor:

Cuando nuestras relaciones de pareja están construidas sobre estereotipos de género y mitos del amor romántico las redes sociales y las nuevas tecnologías de comunicación son el medio perfecto para extender el control total en la relación por parte de quienes generan la violencia, llegando a usurpar perfiles y contraseñas. Practicas que además de ser ilegales son una forma muy generalizada de violencia en las relaciones intimas. Estas formas de control que en muchas ocasiones quienes generan y quienes reciben la violencia estiman como expresiones de amor, naturalizan y asimilan el amor a la violencia y el control sobre otro ser humano.

Cuando las parejas dejan de funcionar como tal, se rompen, o simplemente ante los rechazos o negativas aparecen la difamación, el rumor, la agresión, el insulto o las amenazas y el sometimiento, por estas razones ha sido necesario promover leyes que protejan el consenso en los contenidos que se comparten en internet. Conceptos como grooming, ghosting, sexting , ciber-extorsión y pornovenganza permiten comprender que la violencia puede permear e instalarse en el espacio de relación virtual también.


Espiral de la violencia:

En una relación afectiva pueden darse también conductas que son desiguales, pero que están aceptadas socialmente como “expresiones que son parte natural del amor” y que se repiten con el tiempo, incrementando gradualmente la intensidad y reduciendo al mismo tiempo la capacidad de autodeterminación y confianza de una de las partes de la relación, con mucha frecuencia la mujer.

Comienzan como episodios aislados que progresivamente van aumentando la frecuencia e intensidad de la violencia, y la parte importante es que llegan a ser justificados y se niega que haya violencia en ellos, tanto por parte de quienes generan la violencia como de quienes la reciben, considerándola y “asimilando” que es “una forma de amar excepcionalmente apasionada y profunda.”

El concepto espiral de la violencia significa que de manera cíclica, la pareja estará transitando desde momentos muy dolorosos, hasta la sensación de que las cosas han mejorado y la relación puede funcionar, la persona que es receptora de violencia en esta fase puede hacer muchos esfuerzos por recuperar los momentos en que su pareja se mostraba amoroso (a) y evitará cualquier cosa que pueda enfadarle, aunque la pareja sigue un patrón no lógico, que se convierte en un juego agotador, pues haga lo que haga, la tensión y la violencia volverán a aparecer. Cada vez que este espiral de violencia se repite en el tiempo, se produce desilusión y desanimo progresivos. A medida que se repite este ciclo, las personas implicadas en el naturalizan la violencia, llegando a tolerar, justificar o negar la violencia, afirmando su dependencia emocional, lo que hará cada vez mas difícil abandonar la relación.

Factores de protección:

1.- Percepción del abuso o maltrato: Es la clave para desarrollar la capacidad para identificar situaciones de abuso y/o maltrato desde las fases iniciales.

2.- Información y formación: Es la segunda clave, recibir formación y trabajar de forma especifica en el tema de la violencia fortalece a las personas ante el riesgo de padecerla o ejercerla, disminuyendo también el riesgo de naturalizarla.

3.- Educación afectiva y sexual:  Tercera clave para protegernos de la violencia en las relaciones intimas. Trabajando las características intrapersonales, se fortalece la identidad y el autoconocimiento, desarrollándose formas de interacción mas equitativas e igualitarias, permitirá también la reflexión de las propias actitudes y la observación empática de los sentimientos de las personas con las que nos vinculamos.

4.- Resolución pacifica de conflictos: Desde los principios de escucha activa mutua, respeto a las diferencias, aceptación y cooperación para llegar a acuerdos donde ambas partes se sientan cómodos, permite el establecimiento de relaciones de equidad que protegen de cualquier forma de violencia.

5.- Co-educación en relaciones de equidad favoreciendo la cultura de la paz: Parte indispensable en todos los espacios de socialización, generando actuaciones especificas para la sensibilización y empatía hacia todas las formas de vida y relaciones.


Signos de alerta:

¿Cómo saber que estoy viviendo en una relación violenta?

Ideal romántico del amor impide muchas veces percibir la violencia que vives en tu relación, por esta razón a continuación encontrarás signos de alerta que te servirán para darte cuenta de que estas en una relación violenta, no todos se presentan juntos ni todo el tiempo, pero poner atención a ellos, nos permitirá no naturalizar la violencia.

  1. Critica tu forma de vestir y/o pensar
  2. Te prohíbe o no le gusta que hagas ciertas cosas
  3. Se molesta si no le avisas cuando salgas
  4. Te comprara con otras personas
  5. Trata da anular tus decisiones
  6. Te presiona para tener relaciones sexuales
  7. Se molesta y se muestra muy irritable por cosas sin importancia
  8. Te grita, te insulta o te amenaza
  9. Dice cosas que saben que te hieren cuando discuten
  10. Te sientes asustado (a) cuando se enoja
  11. Vigila tus llamadas, mensajes o actividades en redes sociales
  12. Controla tu dinero o te impide gastar
  13. No asiste a las citas que acordaron, con frecuencia
  14. Te ridiculiza o se burla de ti frente a otras personas
  15. Te acusa de coquetear con otras personas
  16. Te amenaza cuando tu quieres terminar la relación
  17. Te hace sentir y pensar que eres insuficiente
  18. Sientes que hagas lo que hagas nunca estará contento (a) contigo.
  19. Piensas que en el amor siempre es necesario el sufrimiento.
  20. Sientes mucha ansiedad si por alguna razón no puedes contestar sus llamadas o mensajes en el momento.
  21. Ocultas cosas porque tienes miedo a la reacción de tu pareja cuando se entere.

¿Tu respuesta es sí?, entonces pide ayuda.


¿Cómo saber si estas siendo generador (a) de violencia?

Es tan importante saber que generas violencia, como si la recibes, pues muchas veces puedes asumir que es normal ser así, a continuación encontrarás algunas situaciones en las que podrías identificar, si eres tu, quien esta generando la violencia en la relación.

  1. No soportas a sus amigas y/o su familia, y prefieres que estén a solas.
  2. Para conseguir lo que tu quieres le haces sentir culpable o le avergüenzas.
  3. Te incomoda y te pone de nervios que te lleven la contraria.
  4. Serías capaz de cualquier cosa si te engaña o si te deja.
  5. A veces te enoja su actitud y te dan ganas de pegarle.
  6. No soportas que no te diga lo que hace en el día.
  7. Con mucha frecuencia le acusas de mentir, porque estas vigilando cada uno de sus movimientos y sospechas que no hay honestidad en lo que te dice.
  8. Necesitas saber como se relaciona con las otras personas, amigos o familiares, y siempre hay cosas que te molestan en este tema.
  9. Intentas saber con quien habla o con quien se mensajea, si sonríe mientras lee un mensaje o sientes todo el tiempo que tiene actitudes sospechosas con el móvil (a veces vigilas su móvil también).
  10. Tienes la sensación de que hace cosas para provocar tu ira, porque sabe lo o que te molesta y aun así lo hace.
  11. No confías en lo que te dice y necesitas comprobarlo todo, porque siempre hay contradicciones.
  12. Te cuesta mucho trabajo disculparte porque sientes que tienes razón en molestarte y ella (el) no te comprende.
  13. Sientes que como pareja es tu obligación celar a la persona con la que estas porque es la forma de demostrarle que te importa.
  14. No estas dispuesto a cambiar porque tu estas bien, el (ella) tienen que cambiar para que la relación funcione.
  15. Te molesta que te hablen de equidad porque para ti es evidente que no somos iguales y no podemos comportarnos igual, ni tenemos las mismas obligaciones.
  16. Sientes que eres tu, quien lleva y decide como y hasta cuando dura la relación.
  17. Usas un leguaje despectivo y violento, para herir a tu pareja durante las discusiones.
  18. Te molesta mucho que llore porque se hace la victima.
  19. Piensas que en el amor siempre hay sufrimiento.
  20. Te sientes demasiado molesto si no te contesta las llamadas o mensajes rápido.
  21. Piensas que las relaciones sexuales son parte de las obligaciones de tu pareja.
  22. Cuando te enojas desquitas tu coraje destruyendo objetos o dando empujones, jalones o bofetadas.
  23. Si te identificaste con mas de una situación, reflexiona … podrías estar en una relación basada en el dominio, el control y la violencia. Pide ayuda.

Si te identificaste con mas de una situación, reflexiona … podrías estar en una relación basada en el dominio, el control y la violencia. Pide ayuda.


Síndrome de dependencia afectiva:

Es el nexo emocional que impide a quienes reciben violencia romper con sus agresores (as), tiene como factor fundamental el aislamiento y la renuncia a la propia vida, que se ha construido en la relación. Llegándose a creer que la persona que le maltrata también es “todo en la vida”, que nadie podrá quererle y que la violencia que ejerce su pareja es algo que se justifica y puede perdonarse.

Es mucho mas fácil de lo que piensas desarrollar este síndrome de dependencia emocional, si tu piensas que por amor hay que darlo todo, que hay una sola persona en este mundo que es capaz de quererte y que si la pierdes no encontrarás a nadie mas, si piensas que te cela porque te quiere, o que “quien bien te quiere te hará sufrir” te pido que revises estas convicciones porque podrías estar en predisposición de tener experiencias bastante incómodas. Pues la violencia en las relaciones intimas no solo son los golpes y lesiones o el maltrato verbal, sino la violencia emocional, todas las formas de control, físico, sexual, económico, la infidelidad, la mentira, el chantaje, la manipulación y la falta de empatía. La violencia es un proceso, no un hecho aislado y por esta razón cuesta tanto salir de ella.

¿Quieres salir de una relación violenta?

No tienes la culpa de lo que pasa, entendemos que es muy difícil salir, y que tienes la esperanza hacerle cambiar, pero eso no depende de ti, es posible que sientas miedo, confusión, que no tengas claro que esta ocurriendo y no sepas por donde comenzar.

Puede funcionar hablar con personas de confianza para sentirte menos sola, cuéntales lo que te pasa, no te calles por miedo o vergüenza, tu eres lo mas importante y necesitas hacer algo para terminar con esta situación. Puedes crear una “red de amistades solidarias” en WhatsApp con tres personas de confianza, para avisarles o establecer palabras clave, para que en caso necesario al recibir el mensaje puedan acudir al lugar donde te encuentras o llamar a la policía.

Si alguna de tus amistades o familiares esta viviendo maltrato, escúchale, apóyale y motívale para que salga de esa situación. Respeta sus tiempos y no le juzgues si le esta costando trabajo dejar a la persona que le ha maltratado, no le impongas lo que tu crees que debería hacer.

En ambos casos, solicita ayuda profesional.

Denuncia o testifica cuando conozcas un hecho de violencia.

La violencia en las relaciones íntimas no es un asunto privado, es un problema social, y es responsabilidad de todos atender, escuchar y evitar que persista.

Y en caso de urgencia:

911

911

Es una de las vías para recibir llamadas para atender emergencias relacionadas a distintos tipos de violencia como abuso sexual, acoso u hostigamiento sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar.

089

Denuncia de manera anónima, si te consta que están sucediendo situaciones de violencia en el lugar donde vives.

Aquí puedes consultar también el directorio de la comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

Para mas información:

  • Centro de Atención Integral a la Diversidad Sexual (CAIDS)
  • Cepavi Centro/Comisión de Prevención y Atención a la Violencia Familiar
  • Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas
  • DIF Estatal. Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar
  • Guía de prevención de violencia de género”, Federación de Mujeres Jóvenes
  • http://familiasysexualidades.inmujeres.gob.mx/cap_05.html
  • http://www.libretequiero.com/violencia-de-genero/el-ciclo-de-la-violencia/
  • https://www.gob.mx/inmujeres/articulos/servicios-de-atencion-a-mujeres-en-situacion-de-violencia-de-los-estados?idiom=es
  • Igualdad y Prevención de la Violencia de Género en la Adolescencia”. Unidad de Psicología Preventiva de la Universidad Complutense y Ministerio de Igualdad, en colaboración con las CCAA y el Ministerio de Educación.
  • Instituto para las Mujeres
  • Roberto Castro, Florinda Riquer (coordinadores). “Violencia contra mujeres: sobre el difícil diálogo entre cifras y acciones de gobierno.”
  • Unidad de Género y Derechos Humanos del Poder Judicial del Estado
  • URRUZOLA, María José, “No te líes con los chicos malos. Guía no sexista dirigida a chicas”. Ed. Instituto Andaluz de la Mujer
  • Violencia contra las mujeres». Instituto de la Mujer
  • Violencia invisible en parejas adolescentes”, Angélica Cuenca, psicóloga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s