¿Palabras Sexis?

IMG_6888

Y si por alguna razón solo fuera posible un aspecto del sexo en su vida, la intimidad o el coito, pero no ambos ¿Cuál elegirías?

Inicio este ensayo con una reflexión personal, que una vez planteada puede dar origen a una serie de opiniones, algunas de ellas contradictorias y sin duda ampliamente discutidas en otros espacios, sin embargo y aún con todos los ejercicios intelectuales y vivenciales que puedan expresarse la respuesta queda siempre a la elección individual.

Somos seres que crean realidades con palabras, y cuando estas son sexis, provocan, motivan, sanan y transforman, mis palabras sexis aparecieron simplemente después de la lectura reflexiva de H. Kaplan y Álvarez-Gayou, ambos autores me han dejado en el ¿cómo? pienso/siento/vivencio la intimidad o el coito y me han permitido también traer a esta realidad las siguientes premisas básicas:

  1. En lo que se refiere a las relaciones sexuales,  intimidad sexual y actividad sexual no tienen porque usarse como términos indistintos.
  2. Explorar la sexualidad de un cliente significa centrarse mas en su experiencia sexual que en su conducta sexual, y es así, tendiendo puentes entre posibilidades y vivencias; validando respetuosamente como salen a la luz una amplia gama de sucesos y experiencias humanos.
  3. Si algo sanador puede suceder en un proceso de terapia proviene de autorizar la libertad de pensamiento y sentimiento, generando con ello un espacio desde donde se puede sentir y actuar de acuerdo a lo que el cliente piensa y siente.

Una vez consideradas las bases, construir un discurso donde se abordan procesos fisiológicos de la sexualidad, la pareja, y el tratamiento de las disfunciones sexuales entre otros temas vinculados a la sexoterapia integral, propongo apoyarnos en los ejes transversales que he llamado palabras sexis: EXCITACIÓN, VOLUNTAD, MUTUALIDAD, VULNERABILIDAD, Y CONFIANZA, estas cinco palabras resumen y proponen una forma de vivir la sexualidad.

 PALABRA SEXI NUMERO UNO

EXCITACIÓN

IMG_3125

 La palabra excitar tomada del diccionario de la Real Academia de la Lengua significa en una de sus acepciones posibles provocar o estimular un sentimiento, pasión o movimiento, algunos de sus sinónimos son efervescencia y entusiasmo, en el contexto de la respuesta sexual humana nos excitamos ante estímulos sexuales efectivos infinitamente diversos, excitación es una palabra sexi porque invita a descubrir y experimentar con estímulos reflexogénicos, psicogénicos, interoceptivos y/o exteroceptivos, aquí el modelo propuesto por Oscar Chávez Lanz y retomado por Álvarez-Gayou en Sexoterapia Integral, 2011.

Pero, antes de hablar de la fisiología de la excitación, propongo que presentemos brevemente de los actores principales de la respuesta sexual, en la que tanto H. Kaplan como J. L. Álvarez-Gayou se detienen en los primeros capítulos. 

 LOS PROTAGONISTAS

DE LA RELACIÓN SEXUAL

¿SOMOS UN CUERPO O TENEMOS UN CUERPO?

IMG_3161

 Hablemos de cuerpos, de fisiologías y anatomías distintas, hablemos del protagonismo que los órganos sexuales externos e internos tienen en las fases de respuesta sexual y de la forma en que fisiologías y anatomías sanas, evitan o bloquean la respuesta sexual.

Para Kaplan (1974) la respuesta sexual humana es una secuencia ordenada y muy racional de acontecimientos fisiológicos, cuya meta consiste en preparar los cuerpos de dos miembros (aquí yo añadiría “o más”) del sexo opuesto (o del mismo ¿por qué no?) para que se cumpla la reproducción del especie (de lo cual también tengo mis dudas pues la sexualidad no solo es reproductiva). Siguiendo a la autora, unas líneas adelante dice: “para que el acto sexual tenga éxito, los órganos genitales de cada uno de los miembros de la pareja deben experimentar una serie de cambios intensos en cuanto a su forma y su función, tomando como parte de partida un nivel basal. Así hay una etapa vasocongestiva y otra que es llamada mioclónica.

Álvarez-Gayou (2011) integra esta propuesta, la sistematiza y la compara con el modelo propuesto por Masters y Johnson en la década de los 60’s y a partir de ellos añade al principio del ciclo la existencia necesaria de un estimulo sexual efectivo y al final un periodo refractario.

SEGUNDA PALABRA SEXI

VOLUNTAD

IMG_6892

 

La palabra voluntad (del latín voluntas) es la potestad de dirigir el accionar propio. Se trata de una propiedad de la personalidad que apela a una especie de fuerza para desarrollar una acción de acuerdo a un resultado esperado. La voluntad implica generalmente la esperanza de una recompensa futura, ya que la persona se esfuerza para reaccionar ante una tendencia actual en pos de un beneficio ulterior. Como palabra sexi la recompensa es el orgasmo. La voluntad ha motivado todo tipo de debates filosóficos ya que está vinculada a lo que se desea realizar y al entendimiento de las razones por las cuales un sujeto escoge hacer eso. Por lo tanto, la voluntad tiene relación con el libre albedrío, un tema en sexualidad es eminentemente significativo.

¿Y cómo hacer coincidir un par de voluntades durante la relación sexual?, hasta este punto, parece haber cierta uniformidad en la respuesta sexual, y sin duda eso favorece a la voluntad de lograr una recompensa, pues biológicamente la respuesta sexual parece atravesar etapas similares para hombres y mujeres, aunque en ritmos distintos distintos.

Y entramos al terreno de la voluntad en tanto subjetiva, como hormonal, neurológica, vascular y muscularmente existen diferencias claras entre machos y hembras humanos. Veamos brevemente algunas de ellas, tomadas de Helen Kaplan (1974), ella utilizó las observaciones de Masters y Johnson que observaron a mas de 600 parejas y registraron cuidadosamente los cambios que suceden en los genitales femeninos y/o masculinos ante la excitación, y que luego fue retomada por Álvarez-Gayou y que se expresan en el siguiente cuadro comparativo:

MODELO FASE
Álvarez-Gayou (2011)

 

Masters y Johnson

60’s

ESTIMULO SEXUAL EFECTIVO  ESE

DESEO

 

 

Cualquier situación que provoca una respuesta sexual. Puede ser de diversos tipos.

Interés, fantasías y pulsiones sexuales

Cualquier situación que provoca una respuesta sexual. Puede ser de diversos tipos.

Interés, fantasías y pulsiones sexuales

Masters y Johnson 60’s

 

Kaplan

70’s

 

Álvarez-Gayou

90’s

 

 

 

 

 

EXCITACIÓN

 

 

 

F

A

S

E

 

 

 

V

A

S

O

C

O

N

G

E

S

T

I

V

A

Sensación subjetiva placentera, erección peneana, elevación testicular, aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, elevación de la presión arterial, tensión muscular. Sensación subjetiva placentera, lubricación y dilatación vaginal, cambios congestivos, tumescencia clítoridea, separación y elevación de los labios mayores, erección del pezón, distención mamaria, aumento dela frecuencia cardiaca y respiratoria, elevación de la presión arterial, tensión muscular.
Masters y Johnson 60’s

 

Kaplan

70’s

 

Álvarez-Gayou

90’s

 

MESETA (FASE DE EXCITACIÓN AVANZADA)

Cambios congestivos locales y generales, distensión máxima del pene, aumento del tamaño testicular, rubor sexual, secreción preeyaculatoria de la glándula de Cowper, incremento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, presión arterial, tono muscular.

Se considera que es más corta en el hombre.

Cambios congestivos locales y generales máximos, plataforma orgásmica) dilatación máxima de la vagina, elevación uterina, turgencia mamaria, rubor sexual, posibles preorgásmicas de la glándula de Bartolini, incremento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, presión arterial y tono muscular (miotonia)
Masters y  Johnson 60’s

Kaplan

70’s

Álvarez-Gayou

90’s

 

ORGASMO

 

M

I

O

C

L

O

N

I

C

A

Relajación del esfínter vesical y contracción del esfínter externo recto, contracciones y espasmos musculares, intensa miotonia, expulsión del semen mediante contracciones periódicas, hiperventilación, taquicardia.

Es mas corta en el hombre.

Contracciones musculares vaginales y perineales rítmicas y de la plataforma orgásmica, intensa miotonia, contracción del esfínter externo recto, hiperventilación, taquicardia.

La mujer puede ser multiorgásmica.

Masters y Johnson 60’s

 

Kaplan

70’s

 

Álvarez-Gayou

90’s

 

 

RESOLUCIÓN

Detumescencia peneana y testicular, sudoración. Detumescencia de la plataforma orgásmica y la tungencia mamaria, involución de respuestas fisológicas,  sudoración
 

Álvarez-Gayou

90’s

 

FASE REFRACTARIA Fase en la que el umbral de respuesta a un estímulo sexual es alto.

Es característicamente masculina.

 

Álvarez-Gayou (2011) aporta también que estas diferencias pueden no ser fisiológicamente intrínsecas, sino condicionadas por un proceso educativo, que condiciona al hombre a ser un eyaculador rápido, lo que provoca muchos eyaculadores precoces, del mismo modo, la curva femenina es de mayor duración por la negación y represión de la sexualidad en la mujer, que las hace tener un periodo lento de excitación y una meseta mas prolongada. La perspectiva que aporta Álvarez –Gayou invita a generar la posibilidad de que una mejor adecuada educación en la sexualidad deje de lado las respuestas diferenciales drásticas entre varones y mujeres, y se logren respuestas fisiológicas mas naturales en uno y otro sexos. Esto evidenciará que las respuestas sexuales en ambos tienen mas similitud de lo que se piensa.

TERCER PALABRA SEXI

MUTUALIDAD:

IMG_3130

 Como palabra sexi, la palabra mutualidad esta tomada de las teorías de la economía política, donde el mutualismo es una filosofía que promueve una organización de la sociedad que carezca de Estado y en la que el intercambio comercial se lleve a cabo a través del trueque, buscando equivalencias entre el trabajo realizado y el producto que se recibe. Dentro del campo de la biología, es un tipo de interacción que llevan a cabo seres de distintas especies, obteniendo beneficios todos los involucrados. Las especies que mantienen un vínculo de esta clase cooperan entre sí. Un ejemplo de mutualismo biológico ocurre entre las abejas y las flores a las que polinizan.

Y que mejor forma de establecer una auto organización que esta en posibilidades de constituirse separada de los fines del Estado que la pareja, y aquí aunque la literatura sobre anarquía política llevada a las relaciones humanas ha sido ampliamente explorada por Emma Goldman quien hace aportaciones sustanciales que usaré como base para referirme a la concepción se pareja que plantea Álvarez-Gayou (1996) en su libro Sexualidad en la pareja.

A este respecto el autor inicia el capítulo correspondiente a la pareja preguntándose si una pareja puede funcionar bien sin una relación sexual adecuada, o si por el contrario, la sola relación sexual satisfactoria es capaz de sostener a la pareja. En su opinión (la cual comparto) cuando una pareja carece de motivación se pierde una inagotable fuente de satisfacciones y desarrollo personal y para ello recomienda algunas condiciones que pueden ayudar a reforzar la mutualidad en la pareja como destinar mayor tiempo a las relaciones sexuales, evitar actitudes mecánicas y apresuradas durante la relación sexual; manifestando abiertamente incluso, en la pag. 24 “…pensemos si puede existir mayor solaz para mente y cuerpo que disfrutar de una relación física en la que damos y recibimos caricias, calor, cariño y, por añadidura, uno de los placeres mas intensos como es el goce sexual”, expresión honesta y abierta de mutualidad. Insisto separada del Estado y me apoyo también en Álvarez-Gayou que adelante dice: “No existe mejor relajante (aquí pienso en la medicalización de la ansiedad y la depresión), ni mayor descanso (me remite a la posibilidad económica de hacer varios periodos de “descanso” o vacaciones en sitios donde la mercadotecnia nos indica), que supera a la mejor película o al programa de televisión mas interesante (aquí se explica solo)”

Otros aspectos en los que las predisposiciones morales y del Estado determinan el qué y cómo de la intimidad son circunscribir el sexo a la cama, expulsar al juego de la vida sexual, ansiedad ante la desnudez, hostilidad ante el cuerpo y sus proporciones sobre todo cuando no se apegan a los estereotipos de belleza, pensar que con la edad perdemos el derecho al goce sexual, inseguridad o temor a ser rechazados si tomamos alguna iniciativa, los estereotipos de género y los juicios de valor que son emitidos por padres, compañeros o medios de comunicación donde se desacredita y se juzga lo diferente, lo nuevo, lo contracultural y que finalmente influyen en el disfrute y en el derecho que consideramos tener o no de aspirar a experimentar el placer.

Otra área del rompimiento o no construcción de mutualidad viene del interior de la pareja y aquí tanto Juan Luis Álvarez-Gayou como H. Kaplan coinciden en al importancia del acercamiento afectivo y deseo de estar juntos, lo cual motiva la siguiente palabra sexi.

¿VULNERABILIDAD PUEDE SER UNA PALABRA SEXI?

IMG_6862

 El primer paso para analizar a fondo el término vulnerabilidad es proceder a determinar su origen etimológico. En este caso, tenemos que resaltar que dicha palabra emana del latín pues está conformada por tres partes latinas claramente diferenciadas: el sustantivo vulnus, que puede traducirse como “herida”; la partícula –abilis, que es equivalente a “que puede”; y finalmente el sufijo –dad, que es indicativo de “cualidad”. De ahí que vulnerabilidad pueda determinarse como “la cualidad que tiene alguien para poder ser herido”.

Aquí inicia la cuestión, pues suele considerarse que los niños, las mujeres y los ancianos son sujetos en situación de vulnerabilidad. Esta concepción está dada por las carencias o diferencias físicas ante los hombres, a quienes se supone naturalmente preparados para enfrentar ciertas amenazas,… entonces ¿hay una vulnerabilidad masculina visible?, ¿ellos pueden ser legítimamente vulnerables?… Se cree que los hombres tienen mayores posibilidades de resistir y de ayudar al resto de los afectados. Así que por lo menos en lo que se refiere a la estructura social, parece que esta característica no es aplicable a los hombres, pero ¿es real que ser hombre signifique ser menos vulnerable?, ¿en la sexualidad existe también ese criterio de no vulnerabilidad como conflicto?.

Los autores consultados difieren en algunas opiniones, lo cual es esperable, pues son producto de condiciones sociales y existenciales distintas, de épocas distintas y de motivaciones distintas, personalmente me identifico mas con Álvarez-Gayou (supongo que por ser contemporáneo),… y algunas precisiones de Kaplan respecto de la pareja me parecieron incluso discriminatorias pues están referidas únicamente a la pareja heterosexual y en varias oportunidades habla del matrimonio como una condición que, por lo menos en el entendido, esta presente para el buen ejercicio de la sexualidad.

¿Son los hombres vulnerables en el tema sexual?, ¿poco o nada se habla de las mujeres y disfunciones especificas como la apatía sexual, o incluso la anorgasmia, antes consideradas como obligaciones maritales empiezan a ser importantes y dignas de ser escuchadas?, ¿no será también este un terreno donde se vulnera el disfrute por razones de género?.

Amplias disertaciones pueden circunscribirse a estos temas, mi intención esta puesta en reconocer la equidad en este tema: ambos miembros de la pareja somos distintamente vulnerables, física o subjetivamente y justo es en las vulnerabilidades invisibles, desde donde se gestan y perpetúan la mayoría de las disfunciones. Reconocer la vulnerabilidad del otro es también sexi, siendo así ya no estaremos en una relación sexual asimétrica y donde el otro tiene la obligación o responsabilidad de proveerme, pues ambos somos vulnerables entonces podemos y debemos cuidarnos mutuamente.

Aprender y reconocer la vulnerabilidad, desde mi perspectiva, se encuentra atravesado por el amor y limeranza, ampliamente estudiado por Dorothy Tennov, psicóloga y maestra estadounidense y referida por Álvarez-Gayou en su sexualidad de la pareja, pues muchas vivencias subjetivas en la limeranza pueden generar la sensación subjetiva de vulnerabilidad y no hablemos ya del dolor y la consecuente vulnerabilidad que genera el desamor.

Aun mirando y comprendiendo como nos vulnera sentir emocionalmente, queda un territorio apenas explorado que son las vulnerabilidades que se generan en el encuentro sexual, algunas parten de subjetividades y otras están encarnadas en los patrones de relación que se instalan en la pareja, como muy bien y claro expresa Kaplan, en todos los capítulos concernientes a las disfunciones sexuales y su tratamiento.

Aquí quiero detenerme para ser mas explicita:

Kaplan define a las disfunciones sexuales como trastornos psicosomáticos que impiden al individuo realizar el coito o gozar de él. Para ella las disfunciones sexuales son importantes en la relación de pareja en tanto que:

  1. Son alteraciones persistentes o recurrentes de una o varias fases de la respuesta sexual, que provocan problemas o molestias al individuo o a la pareja.
  2. Son y altamente significativas dentro de la relación de pareja en tanto que son alteraciones (esencialmente inhibiciones) que se producen en cualquiera de las fases de la respuesta sexual y que impiden o dificultan el disfrute satisfactorio de la sexualidad.
  3. Son también una serie de síndromes en los que los procesos eróticos de la respuesta sexual resultan no deseables para el individuo o para el grupo social y que se presentan en forma persistente o recurrente.

Para el DSM V las disfunciones sexuales pueden ser: 1. Eyaculación retardada, 2. Trastorno eréctil, 3. tras Trastorno orgásmico femenino, 4. Trastorno del interés, excitación sexual femenino, 5. Trastorno de dolor genito-pélvico femenino, 6. Trastorno del deseo sexual hipoactivo en el varón, 6. Eyaculación prematura precoz, 7. Disfunción sexual inducida por sustancias /medicamentos, 8. Otra disfunción sexual especificada, 9. Otra disfunción sexual no especificada, en todos ellos debe especificarse si ha sido de por vida o adquirido, generalizado o situacional, leve, moderado o grave. Aunque en términos distintos tanto Kaplan como Gayou coinciden en que las disfunciones pueden ser primarias, secundarias, selectivas y situacionales, añadiendo además que por su origen pueden ser fisiológicas o subjetivas.

En la tabla a continuación, se usa la clasificación y las definiciones de Álvarez-Gayou y cols, quien basado en el modelo de Helen Kaplan, expreso de la siguiente manera el tema, en el capitulo correspondiente a la respuesta sexual y sus disfunciones:

FASE DEL CICLO DE RESPUESTA SEXUAL   SINTOMAS EN EL HOMBRE SINTOMAS EN LA MUJER
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

D

I

S

P

A

R

E

U

N

I

A

 

Y

 

V

A

G

I

N

I

S

M

O

EXCESO DISMINUCIÓN EXCESO DISMINUCIÓN
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

V

A

S

O

C

O

N

G

E

S

T

I

V

A

 

 

 

ESTIMULO SEXUAL EFECTIVO

DISRITMIA:

Es la insatisfacción que provoca a uno de los miembros de la pareja que el otro desee demasiado o muy poco las relaciones sexuales.

 

APATIA SEXUAL:

se refiere al bajo nivel de interés sexual, en el cual una persona no comenzará ni responderá al deseo de actividad sexual en la pareja.

 

 

DISRITMIA

Es la insatisfacción que provoca a uno de los miembros de la pareja que el otro desee demasiado o muy poco las relaciones sexuales.

APATIA SEXUAL

e refiere al bajo nivel de interés sexual, en el cual una persona no comenzará ni responderá al deseo de actividad sexual en la pareja.

 

TANTO EL DESEO SEXUAL INHIBIDO COMO LA DISRITMIA SE CONSIDERAN DISFUNCIONES SEXUALES DE LA PAREJA

 

 

 

 

 

 

EXCITACIÓN

 

 

NO HAY

LA UNICA POSIBILIDAD DE CONFLICTO ES EL PRIAPISMO

INCOMPETENCIA ERECTIL:

Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual.

 

 

NO HAY PUES EL EXCESO DE LUBRICACIÓN SE VALORA POSITIVAMENTE

HIPOLUBRICACIÓN:

Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener la respuesta de lubricación propia de la fase de excitación, hasta la terminación de la actividad sexual.

 

 

 

 

 

 

 

 

MESETA

INCOMPETENCIA EYACULATORIA: Dificultad recurrente o persistente en conseguir un orgasmo con una estimulación sexual suficiente y que produce ansiedad al paciente. EYACULACIÓN PRECOZ O PREMATURA:

Eyaculación que ocurre con mínimo estímulo, antes o inmediatamente posterior a la penetración, sin que la persona lo desee y que causa malestar o dificultad interpersonal.

 

 

 

NO HAY, PUES LOGRAR UN ORGASMO RAPIDO PUEDE FAVORECER QUE SE PRESENTE LA MULTIORGASMIA.

 

PREORGASMIA: Es el caso de la mujer que tiene deseo, se excita y súbitamente desaparece la excitación en la meseta, es como «si se apagara el switch» de manera brusca.

M

I

O

C

L

O

N

I

C

A

ORGASMO  

 

 

 

NO HAY PUES EL INCREMENTO GENERARÍA MULTIORGASMIA QUE NO ES DISFUNCIÓN

ANORGASMIA:

Inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal, y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo.

 

 

 

 

NO HAY PUES EL INCREMENTO GENERARÍA MULTIORGASMIA QUE NO ES DISFUNCIÓN

ANORGASMIA:

Inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal, y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo.

 

 

 

 

RESOLUCIÓN

 

 

NO HAY PUES NO PROVOCA DISFUNCIÓN POR SER MAS RÁPIDA.

Puede provocar dispareunia pues persiste la congestión de los tejidos y órganos pélvicos y perineales, también puede presentarse hipersensibilidad del pene o clítoris que provoca dolor.  

 

NO HAY PUES NO PROVOCA DISFUNCIÓN POR SER MAS RÁPIDA

Puede provocar dispareunia pues persiste la congestión de los tejidos y órganos pélvicos y perineales, también puede presentarse hipersensibilidad del pene o clítoris que provoca dolor.
REFRACTARIA No produce disfunción, aunque puede ser motivo de consulta por parte de ancianos que piensan que la mayor duración es disfuncional, cuando es natural en la vejez, lo que no invalidad la posibilidad de practicar la sexualidad.

 

 

 

 

 

 

Queda solo expresar que dispareunia y vaginismo, no se consideran disfunciones especificas en ninguna fase porque pueden presentarse en una o varias de estas.

ULTIMA PALABRA SEXI  

CONFIANZA

IMG_6858

Es la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo. También se trata de la presunción de uno mismo y del ánimo o vigor para obrar.

También significa para la psicología social y la sociología, una hipótesis que se realiza sobre la conducta futura del prójimo. Se trata de una creencia que estima que una persona que será capaz de actuar de una cierta manera frente a una determina situación, esto la vuelve bastante sexi. En este sentido, la confianza puede reforzarse o debilitarse de acuerdo a las acciones de la otra persona.

La confianza supone una suspensión, al menos temporal, de la incertidumbre respecto a las acciones de los demás. La confianza, por lo tanto, simplifica las relaciones sociales.

En el contexto del presente ensayo, la confianza implica inicialmente la comprensión de las razones por las que se esta presentando la disfunción y luego la intervención. Describo esto brevemente, usando la información que aporta tanto Juan Luis Álvarez-Gayou, como Helen Kaplan ampliamente descriptiva y esclarecedora.

Iniciemos con el análisis de las causas de las disfunciones en las que parece haber un acuerdo pues ambos hablan de experiencias sexuales tempranas desagradables, problemas emocionales, salud física, mala calidad de vida, factores psicológicos como la depresión y la ira o factores órganicos como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y los efectos secundarios de algunos medicamentos, o drogas, sumemos a ello la edad y el nivel educativo. Esta primera parte se refiere a los factores personales, que vale la pena aclarar, no son los únicos.

Pues a continuación los autores hablan de los factores inherentes a la pareja, que voy a enumerar brevemente:

  1. Problemas conyugales y relacionales. Donde se identifican conflictos de comunicación.
  2. Problemas conyugales aunados a conflictos individuales intrapsiquicos, están relacionados con el pasado o el futuro (aquí las experiencias traumáticas o de abuso son muy significativas particularmente al grupo femenino)
  3. Problemas específicamente vinculados a la disfunción sexual.
  4. Trastorno sexual debido a enfermedad médica de uno de los cónyuges.
  5. Trastornos sexuales relacionados con adicciones.
  6. Conflictos vinculados con terceros, como la infidelidad, o los conflictos con la familia extensa.
  7. Conflictos sexuales derivados de la violencia intrafamiliar.
  8. Conflictos generados por problemas sociales como las crisis económicas o la falta de empleo.

Una vez diagnosticada la disfunción y explorada la relación de pareja, Kaplan recomienda atender a ambos miembros juntos, en intención de volver coparticipes y autoresponsables de las situaciones que se están presentando en su relación, así como poder dejar tareas de terapia consistentes en ejercicios que gradualmente incluirán a la pareja, es aquí donde la confianza se vuelve relevante.

La terapia sexual se trabaja en dos niveles, el primero es la estructura de la pareja, desde donde se promueve la simetría y el funcionamiento de la relación, se mejora la organización y se acompaña a ambos en el establecimiento de límites, el segundo nivel esta vinculado con los procesos afectivos desde donde se trabajan las áreas sanas de ambos individuos y se identifican los procesos que puedan estar en conflicto o bloqueados.

A partir de este primer abordaje que pueden proponerse tratamientos combinados con la ayuda de un coterapeuta medico o derivando a este especialista, quien puede prescribir los fármacos necesarios, pues frecuentemente se encuentran disfunciones sexuales asociadas a trastornos del estado de ánimo, ansiedad o adicciones.

Las técnicas de terapia sexual, vienen a continuación Kaplan, retoma algunas técnicas propuestas por Masters y Jonhsons, de las que después de un tiempo se separa y diferencia claramente, desarrollando una metodología propias basada principalmente en:

  1. FOCALIZACIÓN SENSORIAL: Que consiste en caricias suaves en el cuerpo y genitales, en la segunda fase se realiza hasta lograr la excitación y mantenerse ahí, sin llegar al orgasmo ni al coito. En la tercera fase de este ejercicio puede proponerse a la mujer que coloque el pene dentro de su vagina y así logre jugar y experimentar diversos movimientos ocupándose solo de sus sensaciones (esta última propuesta por Masters y Johnson).
  2. EJERCICIOS DEL MÚSCULO PUBOCOCCÍGEO: Es el que forma el piso de la cavidad pélvica y se extiende como una hamaca desde el pubis hasta la espina dorsal. Se realizan por niveles de básico a avanzado y consisten básicamente en contraer y distender el músculo, haciendo series de repeticiones diarias hasta lograr un control total del musculo.
  3. ESTIMULO Y DISTRACCIÓN: consiste en pedir a la pareja que se estimule intensamente y, a su vez, se distraiga de la vigilancia inhibitoria.

Kaplan menciona que estos ejercicios preferentemente se hacen en un proceso de terapia en donde ambos miembros de la pareja participan y en donde se pide que suspendan el coito desde varios días antes, el proceso puede durar de dos a tres semanas y el éxito es alto, siempre y cuando se realicen las tareas de terapia, se analice la dinámica intrapsiquica de la disfunción y se trabaje en ella terapéuticamente, ya sea individual o en pareja.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Álvarez-Gayou Juan Luis (2006): Sexualidad en la pareja, Ed. Manual Moderno, México.
  2. Álvarez-Gayou Juan Luis (2011): Sexoterapia Integral, Ed. Manual Moderno, México.
  3. AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION: Manual Diagnóstico o y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM V). Ed. Masson, 505-535, Madrid, 2014.
  4. Definición de confianza – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/confianza/#ixzz3mcwcR4pX
  5. Definición de mutualismo – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/mutualismo/#ixzz3mUl5njUC
  6. Definición de voluntad – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/voluntad/#ixzz3mUDhSjWP
  7. Definición de vulnerabilidad – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/vulnerabilidad/#ixzz3mUxuGDkj
  8. Deseo sexual inhibido | University of Maryland Medical Center http://umm.edu/health/medical/spanishency/articles/deseo-sexual-inhibido#ixzz3mcOw3tXk University of Maryland Medical Center

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s