Bienestar Psicológico, Relaciones, Sexualidad

AMOR, EVOLUCIÓN SOCIAL Y ESCUELA NUEVA

 

IMG_3368

Los fenómenos psicológicos individuales, como la consciencia y el yo, son productos sociales. La interacción social crea la consciencia y el yo del individuo.

J. Israel (1968)

¿Qué es el amor?

Lewis y cols. (2000) Ofrecieron una cuidadosa investigación sobre los factores fisiológicos y psicológicos que interactúan no solo para crear la experiencia del amor, sino también una identidad sexual individual y señalan entre sus conclusiones importantes: “Del nacimiento a la muerte, el amor es el foco de la experiencia humana sino también la fuerza de la vida en la mente; determina nuestro humor, estabiliza el ritmo corporal y modifica la estructura del cerebro. La fisiología del cuerpo asegura que las relaciones determinan y arreglan nuestra identidad. El amor nos hace lo que somos y lo que podemos llegar a ser…”

El amor es: La emoción fundamental   que hace posible la historia de la hominización (…) El amor es constitutivo de la vida humana pero no es nada especial. El amor es fundamento de lo social pero no toda convivencia es social (Maturana, H. , 1992, pp. 34).

pp. 119 En el enamoramiento, lo que tu quieres es todas las dimensiones relacionales con el otro. Todas las dimensiones relacionales posibles que surjan de la legitimidad con el otro. En la amistad casi todas, algunas no entran; a lo mejor no entra el sexo, por ejemplo, no entra el sexo genital, pero eso de tocarse tiene que ver con la aceptación de la corporalidad.

pp. 120… el amor es el dominio de las conductas relacionales a través del cual el otro o la otra, lo otro surge en su legitimidad. Surge como legitimo otro. Estoy hablando de la dinámica.

pp. 122 Yo creo que, lo central del amor es que abre un espacio para ver, y ahí estarás tú, o no estarás con el otro, según las dimensionalidades en las cuales quieras las dimensiones de convivencia…

 IMG_3395

He tomado las anteriores reflexiones de H. Maturana como punto de partida para el análisis de los vínculos afectivos y relacionales como indicador de evolución social en el género humano, a partir de ambos intentaré aventurarme en la visión futurista de los nuevos sistemas educativos que consideren como elemento clave vivir en el amor, la democracia, la justicia, la libertad y todos los valores que permiten la cohesión social y la toma de decisiones ética, responsable y coherente, modelos educativos que no predominan en el aprendizaje de conceptos sino en el desarrollo de habilidades para la reflexión y vivencia en los valores, desde el diseño de ambientes propicios para ello.

El ensayo está dividido en cinco momentos en los que se aborda la importancia en el desarrollo de vínculos afectivos primarios y la complejidad de lo que llamamos amor en el entramado social, pasando por el enfoque construccionista para proponer la creación social del fenómeno amoroso y al final hacer una serie de reflexiones sobre las implicaciones que el ultimo tiene en los sistemas educativos.

Amor y evolución social:

“Es cierto que entre los animales sociales existe un sentimiento de amor que no tienen los animales no sociales” (C. Darwin, 1871)

Existen lo que se ha llamado “vínculos afectivos primarios” en un gran número de especies, totalmente desprovistos de las connotaciones socioculturales que el ser humano le ha dado a los vínculos sociales. Los vínculos afectivos en la especie humana constituyen una conducta filogenéticamente adaptativa que esta reestructurada socioculturalmente debido a dos condiciones: la meta consciencia (ser consciente de que se posee consciencia) y el habla producto de una compleja estructura neuro-buco-faríngea conformándose asi un fenómeno bio-psico-socio-cultural que denominamos amor, (M. Yela, 1992).

De la reflexión anterior se desprende lo mencionado por Maturana (2003) pp. 35:

“el amor la emoción central en la vida evolutiva humana desde su inicio, y toda ella se da como una historia en la que la conservación de un modo de vida en el que el amor, la aceptación del otro como un legitimo otro en la convivencia, es una condición necesaria para el desarrollo físico, conductual, psíquico, social y espiritual normal del niño, así como para la conservación de la salud física, conductual, psíquica, social y espiritual del alumno.”

Más adelante Maturana pp. 136 señala: “…conocimiento es conducta efectiva… Para el ser vivo es la conservación del vivir. Si hay conservación del vivir hay conducta efectiva y entonces ese ser conoce, tiene conocimientos en ese espacio del vivir… Así es como yo te interpreto cuando afirmas que el amor no es nada especial, sino algo constitutivo del ser humano, que viene con él y por tanto no es una virtud.”

Ambos autores conciben el amor, desde el punto de vista evolutivo, como resultado de los impulsos sexuales básicos y los vínculos afectivos primarios, combinados (y por tanto modificados) con la cultura a la que ha dado lugar nuestra compleja evolución cerebral. Beach y Ford (1951) consideraron que: “A medida que ascendemos en la escala filogenética crece el control cortical del deseo y de la conducta sexual frente al control por las hormonas gonadales aunque estas no dejan de influir, este control cortical en la especie humana se encuentra regulado por las normas socioculturales”, así en opinión de estos autores se crea el complejo fenómeno llamado amor.

Poco se sabe respecto a los vínculos primarios afectivos y su evolución durante el proceso de hominización aunque algunos autores como la antropóloga H. Fisher (1992) ha especulado sobre la importancia de la evolución de las normas y costumbres en torno a las relaciones sexuales y los vínculos amorosos para que el ser humano concretara etapas clave en el proceso de hominización y creación de la cultura.

¿Qué sucede cuando un ser humano es sometido a la privación del amor? Maturana pp. 118:

 … si han sido negados, si han sido repudiados, han sido echados, esos seres no crecen autónomos. Nosotros pertenecemos a una historia en la cual se ha cultivado esto, del aceptarse mutuamente en la convivencia porque pertenecemos a una historia que tiene cierta característica. Yo digo que esa historia ha sido central para el origen del lenguaje. Entonces seguimos en eso. Y todavía esto es evidente porque aún el niño pequeño, aún el adulto, se enferma, le pasan cosas malas a su vida cuando es negado… Y resulta que usamos, en la vida cotidiana la palabra amor para hacer referencia a todas las situaciones en las cuales uno surge en su legitimidad con el otro.… Yo diría que los seres humanos somos seres emocionales que usamos la razón para justificar nuestras emociones o para ocultarlas.

A lo que Pérez Gómez pp. 134 concluye:  “Pero el proceso de construirte autónomamente o relativamente de forma autónoma como persona, significa que reflexionas y cuestionas no solo tus criterios racionales de análisis de la realidad, sino tu manera de estar en la realidad y tu manera de sentir a ti mismo y a la realidad.”(pp. 135) Es poner al individuo en situación de confianza, consigo mismo, de tranquilidad y de equilibrio consigo mismo, que sea capaz de cuestionar los aprioris que, de alguna manera, le han ido construyendo en la vida cotidiana.”

Maturana pp. 141 “Entonces esta convivencia, la convivencia humana es un continuo espacio de ampliación de la conciencia de participación en la reflexión porque uno no se separa, porque este es el espacio de coherencia donde yo vivo, donde mi conducta es efectiva y este es esto otro y no están relacionados a menos que yo los relacione. Y como los relaciono es una mirada reflexiva porque no se intersectan.” A lo que Pérez Gómez pp. 142 comenta: “…solo cuando tomas conciencia de la relatividad, de la contingencia de tus posiciones, de tus ideas, entonces puedes abrirte a esa conversación…cuando somos conscientes de que no hay ningún tipo de fundamentación definitiva de la realidad, porque tu construyes siempre tus significados desde una posición de polisemia permanente, … sabes que son relativos…” Esto supone la existencia de criterios de validación personal y social. Aún en este entendido todas las sociedades diseñaron estrategias específicas fundamentadas en normas para regular los vínculos afectivos, esta condición determinó el nacimiento y desarrollo de las religiones y los órdenes sociales inherentes a la explicación del mundo.

IMG_3387

¿Es útil el amor para la especie humana?

La función social del amor

… no hay mayor opresión que aquella en la que el oprimido mete en su cabeza los esquemas del opresor… y los hace suyos.

Santos Guerra pp. 60

Cada cultura ha favorecido las formas de amar que convienen a la construcción de un orden social preestablecido, así el amor a los hijos se siente distinto del amor a la pareja o a la familia. En este orden de ideas Santos Guerra, p. 19 al hablar de la influencia social en la elaboración de constructos relacionados al amor en la actualidad considera: “… hay que estar en la línea del desarrollo de los valores y ayudar a pensar a ver qué pasa con todas estas cuestiones. Pero claro, paralelamente a esas invitaciones (el niño) tiene modelos, ídolos, que los medios de comunicación le plantean, seduciéndole… porque no argumentan los medios de comunicación…, tiene la vida de la casa y la vida de la calle … y tiene sobre todo, el entramado terrible de una sociedad que le impone formas de vivir.

En ellas la intolerancia a formas alternas de amor como la homosexualidad y la aceptación de la diferencia patologizan algunas formas de amar decretando que son “desviadas”.

A lo que López Melero pp. 20-21 considera:

“…Entonces cada persona es un cúmulo de influencias culturales que a modo de herencia no biológica, son transmitidas de generación en generación por las interacciones sociales. Es decir aunque biológicamente somos seres culturales (homo amans), precisamente por esos sistemas simbólicos de relación, en los que el lenguaje ocupa un papel preponderante… Desde este punto de vista el desarrollo será desarrollo humano y la cultura dependerá de nuestro hacer y de nuestro imaginar cómo hacer mejor lo que hacemos. Y en este sentido la cultura lleva implícita esa aspiración humana de búsqueda de un mundo mejor, desde este punto de vista tiene mucho que ver con la educación, como esa actividad practica que se dirige a la consecución de los valores más humanos en el ser humano, dado que los valores no se enseñan, sino que se viven …”

Ambos autores dejan muy claro que el desarrollo humano se construye a partir de la vivencia en ambientes que practican los valores humanos, en ellos el desarrollo y la ampliación hasta límites insospechados del concepto de amor es la piedra angular que cohesiona la convivencia humana, tal como Maturana ha indicado en párrafos anteriores. Uno de los beneficios planteados de este nuevo enfoque es la diversidad.

López Melero pp. 31:

“Cuando cada uno de nosotros habla de diversidad lo hace según su propia experiencia. Es decir que nuestra forma de relacionarnos con las personas excepcionales y con las culturas minoritarias determina el modo de entender como son aquellas personas…Esta ruptura  supone por un lado, una tolerancia activa, es decir un esfuerzo y un interés por comprender al otro como es y, por otro, el ruptura con el deseo permanente en nuestras aulas de clasificación y sometimiento de las personas a la norma. Es una ruptura contra el orden que supone homogeneidad y, a la vez, el reconocimiento de la cualidad más natural del ser humano: la diferencia. Lo normal es la diferencia y no la homogeneidad.”

Las funciones sociales del amor dependen de la época histórica, Lee (1976) citado en Yela (2000) dice que no existe un amor que podamos considerar verdadero y auténtico y por ende la única forma legítima de amar, existen ideologías o estilos amorosos distintos, y todos ellos sirven para justificar las normas sociales vigentes.

El amor en su concepto extendido y despojado de matices eróticos facilita la convivencia del conjunto de individuos de una sociedad, canalizando los vínculos afectivos primarios de tal forma que no amenacen las normas y estructura social vigente (Yela, 2000). De tal forma que parafraseando a Maturana permite la supervivencia de la especie al atenuar la manifestación de la agresividad.

Y tal como lo indica en la pp. 79: “…todos los valores, todos tienen que ver con el amor. Todos. La solidaridad, la justicia, el respeto… Todos tienen que ver con eso, con esa relación en la cual el otro surge como legitimo otro en la convivencia con uno. Y no solamente eso: todos los valores tienen que ver con la convivencia social. Y la emoción que funda lo social es el amor.”

Hasta aquí resulta evidente la importancia del amor y sus derivados sociales en la construcción del orden social. Pero, ¿Se puede educar el amor?, es la pregunta obligada y de ser así, ¿Cuáles serían los mecanismos que así lo permiten?.

 

IMG_3335

Pedagogía del amor (¿Qué significa educar desde el amor?)

No solo hay que enseñar valores, hay que vivirlos desde el vivir en la biología del amor, no hay que enseñar cooperación, hay que vivirla desde el respeto por si mismo que surge en el convivir en el mutuo respeto.

 Maturana, H., 1997, p. 64.

El amor es responsable de la satisfacción de muchas necesidades psicológicas básicas, mismas que permiten el desarrollo humano y por ende la evolución social. Entre las necesidades que se satisfacen de acuerdo a Yela (2000) encontramos: La necesidad de compartir, la necesidad de afiliación, protección, estabilidad y seguridad, desde la teoría humanista la búsqueda del sentido de vida se encuentra vinculada con los valores y el amor, la autorealización, la intimidad, la compañía entre otros considerados refuerzos sociales básicos en el ser humano que al final determinan la disminución de la ansiedad frente a la muerte. Los beneficios descritos se obtienen a partir de las vivencias construidas desde muy corta edad, encontramos como estrategias educativas  necesarias referidas por el material revisado afirmaciones como las siguientes:

López Melero pp. 24:

“Saber cómo educar a los estudiantes en la conciencia de que la educación es mucho más que aprender unos contenidos academicistas. Es, fundamentalmente respeto, comprensión, convivencia, generosidad, solidaridad, democracia, participación etc. Esta nueva ética donde los estudiantes no se educan “para” la democracia, ni “para” la libertad, sino que se han de educar “en” la democracia, “en” la libertad, “en” la justicia, etc. No se trata de enseñar lo que es la democracia y la participación sino de vivir democráticamente desde la diversidad en el reconocimiento de cada uno como es … A saber convivir no se aprende a través de una serie de objetivos, ni a través de una serie de normas aprendidas. A convivir se aprende conviviendo. La convivencia no es un contenido, es una virtud que se aprende siendo virtuoso.”

Maturana, pp. 12:

… la tarea de la educación consiste  en crear un espacio relacional en el que nuestros niños puedan crecer para vivir en el presente, en cualquier presente, conscientes del futuro posible o deseado, pero no alienado en ninguna descripción de él. Un espacio relacional en el que nuestro niños puedan crecer como seres humanos capaces de reflexionar sobre cualquier cosas, de hacer cualquier cosa que hagan como un acto consciente socialmente responsable).

… El papel principal de la educación en un sociedad democrática debe ser ofrecer a toda la ciudadanía la oportunidad de desarrollar los valores de libertad e igualdad para participar en la vida democrática. La educación es necesaria en estos momentos ha de ser aquella que respete las diferencias humanas como elemento de valor evitando cualquier tipo de segregación y exclusión. Solo desde el reconocimiento de la diferencia en el ser humano como elemento de valor y como derecho, la humanidad se humanizará. Estoy convencido que comparten conmigo que la educación y la cultura son la únicas herramientas que pueden humanizar al ser humano (Maturana, p. 16).

Maturana menciona además: “podemos pensar que el conocimiento no se produce por acumulación de fenómenos, hechos y datos, sino por la reorganización mental que producen los mismos. Cuando una niña o un niño aprende cualquier cosa, no entra en su mente de manera sumativa, sino reorganizativa.”

Muchos argumentos más a favor del amor que por razones de espacio es imposible citar en su totalidad hacen evidente la necesidad constante de transformar los sistemas educativos, iniciando con la transformación del lenguaje.

Lenguaje y pedagogía:

El lenguaje es la llave de esto porque es el generador del espacio donde existimos como seres humanos… Y si ampliamos el lenguaje ampliamos el espacio de existencia. Por eso es tan importante el lenguaje.

Maturana pp. 43.

Quiero empezar con la afirmación de Maturana pp. 43 respecto a la importancia del lenguaje donde señala:

“… es tan importante entender que las conversaciones son entrelazamientos del lenguajear. O sea, del hacer y las coordinaciones del hacer y la emoción. Porque claro es hacer en un espacio distinto… Así que el lenguaje y las conversaciones constituyen los espacios en los cuales nos movemos en nuestras combinaciones de hacer… Porque el lenguaje tiene que ver con el verbo. Porque es la coordinación en la coordinación de hacer. Ah, y el verbo, o sea, los objetos son secundarios a los sustantivos, son secundarios al verbo. Pero que es este verbo primario. Porque si en el principio fue el verbo, el verbo es anterior a Dios.… Dios es una creación humana.”

El lenguaje “es una creación cultural. Pero ahí está donde se mueve uno para no generar una negación que impida escuchar y dejar una apertura, donde uno pueda creer en Dios si quiere y no creer en dios si no quiere” (Maturana pp. 80).

Antes de crearse un orden social, se creó el lenguaje, vehículo de dominación, de realización, represión y libertad que ancestralmente ha permitido categorizar el mundo, ordenar el caos, establecer paradigmas y justificar nuestros actos.

¿Cómo funciona el lenguaje en nuestros sistemas cognitivos permitiendo mediar entre la exigencia interna y el orden social?, Maturana pp. 39-40 nos da una explicación al respecto:

“… el sistema nervioso opera haciendo abstracciones de configuraciones en la actividad sensorial o en la actividad interna. Entonces, la diferencia está entre uno y otros de nosotros en cuánto, cuánta soltura tenemos para abstraer configuraciones. Y todos somos capaces porque así es como funciona el sistema nervioso. Cualquiera que sea el estado de ese sistema nervioso funciona abstrayendo configuraciones. Pero esa capacidad, en la acción misma se ve modulada por las emociones: Por el miedo, el desinterés, la ambición… Entonces yo creo que, esencialmente todos somos igualmente inteligentes. En tanto que existimos en el lenguaje. Somos esencialmente igualmente inteligentes.”

Esto supone apropiarse del lenguaje como sinónimo de una visión ampliada de la vida. Como posibilidad de modificar y construir un nuevo mundo, una nueva realidad, básicamente es en este punto que la propuesta de Maturana respecto a la nueva escuela resulta trascendente.

IMG_3351

Reflexiones finales

… el verdadero progreso humano no radica tanto en desarrollo tecnológico en sí como en el desarrollo humano. El desarrollo humano concebido como un proceso de expansión de las libertades fundamentales me lleva a centrar la atención en los fines por los que cobra importancia el propio desarrollo humano y no solo en algunos medios del proceso. Es decir me preocupa el desarrollo humano porque depende de la educación y de la cultura (Maturana, p. 16).

A modo de conclusiones al presente destacaré algunas opiniones que considero de suma importancia en la integración de una nueva propuesta educativa, desde la perspectiva de los autores:

  • LÓPEZ MELERO pp. 28: … este proceso de aprendizaje compartido, la familia y el profesorado va a ir desarrollando autonomía personal, social y moral. La convivencia democrática en las aulas es una forma de maduración social, de ahí la importancia que tiene vivir democráticamente el proceso educativo en las aulas…

  • MATURANA pp. 28: … yo pienso que es la colaboración lo central, que, si uno aprende a colaborar uno puede entrar en competición ocasional, pero no hace de la competición el centro del estudio.

  • SANTOS GUERRA pp. 59: la etimología de la palabra autoridad del latín me parece hermosa y muy precisa. Es decir, autoritarem, auto augere, significa hacer crecer. Ahora esto tiene muy poco que ver con hacer obedecer.

  • MATURANA pp. 59: … tu le abres un espacio para que, dentro del obedecer, tengan flexibilidad de elección, hasta que ellos vayan aprendiendo que este, este es un juego. En el que por un lado obedecen y por el otro tienen libertad. Lo que pasa es que tú has especificado el marco en el cual van a tener libertad, tranquilizando su necesidad de obedecer. Porque la necesidad de obedecer es inseguridad. Esos niños quieren obedecer porque no tienen confianza en si mismos.

  • MATURANA pp. 69-70: Claro… por eso es importante el darse cuenta de que uno es coparticipe en los que esta distinguiendo… soy participe de los distinguido surge de mi operación de distinción, la reflexión consiste en hacer que operación de distinción estoy haciendo yo, que todos mis niños salen tontos. pp. 73 … Yo pienso que la tarea del profesor es escuchar las preguntas de los alumnos y transformarlas en algo que hace sentir. En el espacio educacional en el cual uno está. Tú habrás visto que yo tomaba todas las preguntas y las transformaba. pp. 115 Es necesario un nuevo modelo educativo que suponga el respeto y la apertura a los otros como legítimos otros, el respeto a la diferencia, el respeto a los derechos humanos. En este sentido, hablar de cultura de la Diversidad, es hablar de la educación en valores, es hablar de democracia, de convivencia y de humanización. Es decir, hablar de la búsqueda de un hombre y una mujer más autónomos, más libres y más justos,… más humanos. pp. 158 … la muerte es el último acto de la vida,… es un término del fluir. Se acaba este fluir del vivir y se termina. Pero uno es  uno sigue en los recuerdos de los amigos. Así que yo espero morirme antes para vivir un poco más. pp. 159 …no, no creo en ninguna cosa trascendente pero vivo en el reino de Dios.

… la capacidad de ver depende de la amplitud de tu historia, depende de cómo has vivido. Pero no de la razón.

Maturana, pp. 132

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Beach, F. A. y Ford C. S. (1952) Conducta sexual, Ed. Fontanella, Barcelona, 1969.
  2. Darwin (1871): La evolución de las especies, Enciclopedia Británica, 1980.
  3. Fisher, H. (1992). Anatomy of love. W. W. Norton, Nueva York.
  4. Lewis T., Amini F. y Lannon R. (2000)  A general theory of love. New York; Vintage Books. In disorders of infant mental healt. Infant mental healt Journal, 25, 336-351.
  5. López Melero Miguel, Maturana Romecín Humberto, Pérez Gómez Ángel I, Santos Guerra Miguel Ángel: Conversando con Maturana de Educación, Ediciones Aljibe, España, 2003.
  6. Yela  C. G. (2000): El amor desde la psicología social, Editorial Pirámide, España.
  7. Yela, M. (1992): Conducta animal y metaconducta humana. En VV. AA.: El hombre y los animales de compañía: Beneficios para la salud. Fundación Purina, Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s