Sexualidad

Educación de la sexualidad infantil

 

Con mucha frecuencia una pregunta infantil simple genera respuestas complejas, cargadas de prejuicios, silencios incómodos, enojos, sospechas (fundamentadas o no) en relación a las inquietudes naturales de l@s niñ@s y en la mayoría de los casos, ansiedad y dificultades evidentes para expresar libre y naturalmente significados relativos al sexo,  la sexualidad, sus expresiones y posibilidades.

ALGUNOS CONCEPTOS NECESARIOS:

SEXUALIDAD: De acuerdo a Fernando Barragán (1997, p. 15) la sexualidad humana constituye un conjunto amplio de manifestaciones comportamentales y actitudinales que fundamentalmente se estructuran por influencias culturales y sociales, más que por una determinación biológica.

La sexualidad esta presente toda la vida, aunque es probable que las expresiones e influencias que repercuten en la sexualidad se transformen con los años. La sexualidad está circunscrita por un contexto histórico y cultural concreto y, en consecuencia, está determinada por costumbres, tradiciones, valores… y  a su vez, repercute en estos. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de las necesidades fundamentales del ser humano, algunos teóricos señalan entre ellas, el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.

Álvarez – Gayou (1990, p.1) define sexo como la serie de características físicas, determinadas genéticamente que colocan a los individuos de una especie en un punto del continuo que tienen como extremos a los individuos reproductivamente complementarios.

Así que, desde el momento de la fecundación, las células sexuales (el óvulo y el espermatozoide) se unen determinando el sexo del nuevo ser. En la especie humana, el espermatozoide es el que determina el sexo y de ahí derivan las características sexuales primarias y secundarias de las personas, los órganos sexuales femeninos y masculinos, hasta llegar a su máximo desarrollo en la pubertad.

Durante este proceso pueden suceder alteraciones de las características sexuales primarias o secundarias que dan lugar a sujetos que se encuentren en algún punto del continuo y no necesariamente en los extremos reproductivamente complementarios.

¿En que momento debe iniciarse la educación en la sexualidad?

Educamos, aún sin proponérnoslo, desde el nacimiento a partir del afecto, el aprecio y la atención a las necesidades que se proporciona a un niño o niña, estas simples actitudes dan inicio a la educación de la sexualidad, ya que desde ese momento se reconoce  (o no) a la persona como un ser importante, merecedor de ser amado, respetado y atendido.

Parte de la desinformación respecto al tema radica en suponer que la educación de la sexualidad se debe proporcionar en edades posteriores o cuando se desarrollan las características sexuales secundarias, como si,  la educación en la sexualidad solo fuera sinónimo de salud reproductiva, olvidando las partes afectiva y de convivencia.

En casa, en la calle y con los amig@s, de manera informal, y sin apenas conciencia de esto, se va educando al decir qué “pueden o deben hacer” o qué “no pueden o deben hacer” l@s niñ@s, cómo se espera que manifiesten sus sentimientos, cómo deben comportarse, vestirse o a qué , cómo, con quién, para qué y con qué jugar. Otorgándose simultáneamente  refuerzo positivo a través de las conductas, los mensajes y las actitudes de los adultos cercanos, como padres y profesores, amig@s, con los que convive de manera cotidiana y los medios de comunicación; ante la diversidad de situaciones relacionadas con la sexualidad, en las que, sobra mencionar, se incluye la violencia.

¿Cuál es la mejor “educación de la sexualidad”?

En todos las civilizaciones, a través de la historia, han existido modelos de educación sexual que favorecen la perpetuación el modelo social, de tal modo que, de manera formal o informal siempre se ha hecho educación sexual.

Sin embargo, existen culturas, aún en el presente,  que aceptan solo cierta información, otras que facilitan su acceso y otras más que la reprimen. La escuela, es además, un ámbito de socialización secundaria, de los más importantes, aunque no toda la educación proviene de la escuela; en este sentido se hace la distinción entre la educación formal y la informal.

La primera tiene lugar en la escuela, la segunda se da a través de la familia, de los medios de información y de los amigos, entre otros. Ambas tienden a sostener y perpetuar los roles de género asignados a mujeres y hombres.La educación informal se genera de diversas formas, se inicia a partir del nacimiento mediante la familia; aquí es en donde se transmiten valores y creencias que irán formando actitudes y pautas de comportamiento, es donde se sostienen y perpetúan los roles de género asignados a mujeres y hombres que la sociedad requiere para los individuos que la forman (Bustos, 1994).

El reto de proporcionar educación de la sexualidad, consiste en establecer y llevar a la práctica una educación formal, de forma interdisciplinar para dar una información objetiva y científica, dirigida a toda persona; sin distinción de sexo o género.

Álvarez-Gayou (1990) menciona que la educación formal de la sexualidad proporciona a la persona todos los elementos de juicio necesarios para la toma de una decisión en cuanto a su conducta y actitudes.

Algunos aspectos en los que la mayor parte de los especialistas coinciden para la valoración positiva de la educación en la sexualidad que puede proporcionarse a los niñ@s son:

1) Incluir información científica que favorezca la toma responsable de decisiones, considerando los valores personales, familiares y sociales.

2) Evitar roles rígidos y estereotipados en hombres y mujeres.

3) Cambiar actitudes ante la sexualidad, entendiéndola como forma de relación, comunicación, satisfacción y placer.

4) Promover información y actitudes encaminadas a conocer y diferenciar las funciones de la sexualidad humana.

5)  No perpetuar tabúes, miedos y creencias erróneas en torno a conductas sexuales como la preferencia sexual y la masturbación.

6) Reconocer que las personas con discapacidad, los niñ@s y l@s adult@s mayores no son asexuados.

7) La información sobre sexualidad proporcionada desde la infancia, no “despierta” el deseo sexual ni incita a los menores a buscar actividades sexuales.

8) Prevenir situaciones de riesgo como infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados, abortos provocados y muerte materna, desde las primeras etapas del desarrollo, con higiene, educación emocional y corresponsabilidad social.

Esta visión holística de la sexualidad, hace énfasis en que la información sola no es suficiente. Las personas necesitamos habilidades para la vida desarrollando actitudes positivas en relación a su sexualidad y la de otras personas.

Educación integral de la sexualidad

La educación integral en sexualidad tiene una perspectiva basada en los derechos humanos y en el respeto a los valores en una sociedad plural y democrática donde familias y comunidades se desarrollan plenamente. Ésta educación incluye aspectos éticos, biológicos, emocionales, sociales, culturales y de género, así como la comprensión de la diversidad de orientaciones e identidades sexuales conforme al marco legal de cada país, para así generar el respeto a las diferencias, el rechazo a toda forma de discriminación y para promover entre los jóvenes la toma de decisiones responsables e informadas con relación al inicio de sus relaciones sexuales.

 

4 comentarios en “Educación de la sexualidad infantil”

  1. Bajo mi modesto punto de vista, la educación sexual se debería realizar desde la naturalidad y el respeto a todas las opciones. Quizá es complicado, pero el amor no entiende de muchas cosas cosas, y el sexo sin amor es algo mecánico.

    1. Cierto, respetar todas las opciones, es un excelente punto, y será motivo también de profundo análisis a medida que nuestra “aldea global” continúa en proceso de volverse homogénea.
      Gracias por este inspirador comentario, me ha llevado a considerar muchas posibilidades.
      Saludos.

    1. Excelente blog, propositivo y cuestionador, justo como creo que deben hacerse esos análisis que permiten transformar esas pautas que detienen la evolución de los sistemas.
      Mirando la familia como un sistema.
      Gracias por tu comentario, me honra, que te haya agradado.
      Abrazo desde México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s